sábado, marzo 17, 2012

Las SS marchan en Letonia


La opinión pública mundial está indignada por la marcha en memoria de los legionarios de las SS que tuvo lugar el viernes en la capital de Letonia. La acción también dividió a los letones, entre quienes la apoyan y quienes opinan esta marcha viola la memoria de quienes luchaban contra el nazismo.
En la marcha de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, acompañados por jóvenes, se airearon lemas, banderas y símbolos pro nazis.
 Más de 1.500 letones participaron en este desfile en Riga, convocado en memoria de los legionarios de las divisiones SS, consideradas las más implacables y crueles de todas las tropas hitlerianas.
"Que el Gobierno consienta este tipo de actividades suscita preocupaciones. Claramente hay libertad de expresión, pero no hace falta ser más permisible con esto. Si acusan a las autoridades de respaldar estas demostraciones, entonces creo que la UE tiene derecho de intromisión”, declaró Glyn Ford, del Partido Laboral de Reino Unido.
La formación letona de la Waffen-SS fue creada en 1943 y contaba con casi 150.000 integrantes que se enrolaron en las filas fascistas de manera voluntaria. Entre algunas de las atrocidades que cometieron destaca la extinción casi total de la población judía del país. Ahora los simpatizantes de las llamadas “escuadras de protección” sostienen que aquellos miembros lucharon por la independencia de Letonia de la URSS.
“Ahora los judíos gritan sobre el Holocausto, pero entre 1940-41 ellos trabajaron para los bolcheviques y asesinaron a muchos”, dicen algunos participantes de la marcha.
Sin embargo, muchos ven esta marcha como un insulto a la memoria de quienes lucharon y murieron en los campos de batalla contra el régimen nazi. En la capital letona se convocó una contramanifestación. Los miembros del movimiento antifascista colocaron en el recorrido de la marcha ultra imágenes de prisioneros de los campos de concentración alemanes para expresar su oposición al homenaje de los veteranos de la SS.
El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso ha condenado el evento, que tachó de intento indignante de revisar la historia. Una denuncia similar también partió del ministro de Defensa letón, que tachó de espectáculo político la manifestación pro nazi.
Pese al esfuerzo del Gobierno de distanciarse del asunto, las autoridades son acusadas con frecuencia de tener doble rasero. En su día el líder del país dijo que era irrazonable pensar que los legionarios de la SS fueran criminales e instó al pueblo a inclinar sus cabezas al paso de los veteranos.
 “La gente que ocupa los cargos del poder no debe dar ejemplo para los jóvenes, que puedan pensar que la Waffen SS son un ejemplo a seguir. De hecho son grupos neonazis que utilizan estas marchas para promover las ideas xenófobas”, opina un activista antifascista.
Letonia no es un caso aislado en un contexto europeo donde la retórica de extrema derecha resuena con fuerza creciente. El problema del ultranacionalismo se deje oír cada vez más en un continente azotado por la crisis financiera.
“Yo diría que aquí tenemos dos tipos de grupos: fascistas de ultraderecha que se sienten orgullosos de ser veteranos de la SS y fascistas moderados como Jean-Marie Le Pen en Francia, que tienen el mismo carácter pero que suavizan su faceta para no repeler a los votantes, pero en los esencial son igualmente peligrosos”, sostiene Glyn Ford.
El tributo a los legionarios de la SS se celebra en el país cada año pese a la condena mundial. Y aunque cada cita cuenta con menos poder de convocatoria, debido a que cada vez son menos los veteranos de la división que quedan con vida, la retórica nacionalista no enmudece.
Son muchos los que creen que esto no es solamente una señal de que el país falló a la hora de pasar esta página oscura de su pasado, sino que tendrá ecos en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada